El multimillonario Diddy se bajó de su vehículo en New York con sus hermosos zapatos dorados y fue directo a pisar la caca de perro. Ha!