Nicole Kidman aparece en la portada de  GQ magazine con ropa interior negra y botas altas hasta la mitad de los muslos. Y se supone que debe verse sexy, pero no lo logra.  En la entrevista con GQ, Nicole Kidman demuestra que está necesitada de publicidad y habla sobre sus experiencias en el amor y  extraños fetiches sexuales. LOL! Come on! Nicole Kidman es más aburrida que una lechuga, es hermosa (o lo era, antes de todo ese ‘fetiche por el bótox!). Ahora resulta que la Kidman es una mujer atrevida que habla de su fallido matrimonio con Tom Cruise (del cual juró jamás hablar),  y de su vida sexual con su esposo Keith Urban. Admite que su matrimonio con Tom Cruise fue responsable de su creciente fama, pero que era muy rutinario – y reveló que sus agentes le aconsejaban que no se casara con el actor- mientras que el matrimonio con Keith Urban es crudo y  peligroso. Yeah, right! Nicole Kidman y Keith Urban una pareja atrevida y sexy,  que demuestra tanta pasión… Yawn!

He explorado la obsesión. La pérdida y el amor en términos de dolor, he explorado el fetiche por cosas extrañas y he explorado el aspecto mundano del matrimonio y la monogamia.

Nicole Kidman habla de su vida amorosa en GQ magazine

GQ