Amanda Bynes ha sido oficialmente acusada de manejar bajo influencia luego de su arresto en Abril — cuando chocó contra una patrulla de policía e intentó huir de la escena. Bynes ha sido acusada por un cargo de delito menor manejar bajo influencia (DUI). Se busca una mejora de la condena porque la actriz se negó a hacerse pruebas de sangre o a tomar una prueba de aliento. Ella no ha sido acusada por tratar de huir de la escena luego de chocar el vehículo. Si es condenada – con la mejora de la sentencia- enfrenta un mínimo de 48 horas de prisión y un máximo de 6 meses. Dado la superpoblación en las prisiones es posible que solo esté allí un par de horas. O tal vez, como este es un mundo al revés la sentencien a 6 meses… you know what I mean… Y para completar el circo de Amanda,  colocó en Twitter esto: Hey @BarackObama… yo no bebo. Por favor despida al policía que me arrestó. Tampoco lo choqué y huí de la escena. El fin.” Geeez! Un psiquitara es lo que necesita…