Nicole Kidman es la portada de Vanity Fair magazine – Edición diciembre 2013 y habla de sus matrimonios, su familia y sus roles más arriesgados de su carrera. Tal parece que la vida actual de Nicole no es muy interesante para las revistas, que siempre le preguntan por su pasado con Tom Cruise, esta entrevista no fue la excepción. Sobre su matrimonio con Cruise, Kidman comentó que está segura que esa clase de relación la entienden Brad Pitt y Angelina Jolie.  Dijo que vivir con Tom era como estar en una burbuja, donde solo estaban él y ella. Y claro, sin querer hablar mal de lo que tuvo con Tommy, afirmó que ahora sí conoció al hombre de su vida. Whatever! En esa portada la Kidman parece una muñeca y hablo literalmente, es como un maniquí. Kidman dijo que amaba vivir en Tennessee, lejos de la vida de Hollywood, y que estando allá se olvida que es famosa. Right!  quizá porque cuando se inyecta botox nadie se da cuenta… lol! 

 

“Haber experimentado la fama extrema y ahora estar en un lugar donde eso no es importante en mi vida, siempre me sorprende cuando voy a algún lugar y la gente sabe quien soy. Ella explica que cuando ve a través de los ojos de sus hijos, cuando le preguntan, por qué ellos quieren una foto? y Por qué esa persona te saluda si no la conoces? Todas esas cosas deben ser explicadas a un niño de cinco años. Así que eso lo veo desde una perspectiva diferente.”

 

“Hay una enorme cantidad de cosas que debes renunciar cuando quieres tener una familia. Puedes tener cierta carrera, pero no puedes vivir en Hollywood, donde todo absolutamente todo gira alrededor de ella. Esa no fue mi elección. [Amo vivir en Nashville] porque puedo tener una trayectoria particular. Me he distanciado con parte de la fama. No encontré lo que busque de la fama. Así que O.K esto no es para mi. Y fue una bendición encontrar a alguien que dijo, ‘Bueno, te quieres mudar a Tennessee? y dije, Oh, claro!

 

“Y sabes, sin faltar el respeto a lo que tuve con Tom, ya conocí al gran amor de mi vida. Y no sabía si eso iba a pasar. Lo deseaba, pero no quise por un tiempo que sucediera, porque no quería salir de una relación para entrar en otra. Pasé mucho tiempo sola, lo que fue muy bueno, porque era muy joven, muy muy joven, cuando me casé. Y necesitaba madurar.”