Holly Madison escribió un libro sobre su historia en la Mansión Playboy siendo la “novia Número 1” de Hefner. Recuerdan cuanto repetía ella eso? La novia number 1! LOL! En sus memorias tituladas “Down The Rabbit Hole: Curious Adventures and Cautionary Tales of a Former Playboy Bunny” la ex conejita, es sorpresivamente muy dark  escribiendo sobre su vida en la famosa mansión, incluyendo revelaciones sobre querer suicidarse, drogas, imagen corporal y dinero. Holly dice que jamás firmó contrato de confidencialidad, so no hay temor de que la demanden.

La nueva edición de Us Weekly tiene a Holly en su portada con el titular “Playboy Mansion Hell”. El infierno de la Mansión Playboy. Los extraños rituales de Hef y los crueles juegos psicológicos, las rivalidades entre las conejitas y las humillaciones en la alcoba. Y trae extractos exclusivos sobre el libro.

Holly Madison cuanta sobre el Infierno de la Mansion Playboy
us


%MINIFYHTML44be15e7947f974faa9aa11ec44a1f1012% %MINIFYHTML44be15e7947f974faa9aa11ec44a1f1013%

A  continuación algunas partes del libro de Holly:

  • La primera vez que conoció a Hefner en 2001: “Te gustaría un ‘Quaalude’?’ Preguntó Hef, inclinándose hacia mí con un montón de pastillas enormes en su mano, envueltas en una servilleta,” escribió Holly en sus memorias. Luego que ella rechazara las drogas, “Hef no desaprovechó el momento: ‘Ok, eso está bien’ – dijo él con indiferencia. “Por lo general yo no apruebo las drogas, pero ya sabes, en los 70s llamaban a estas pastillas, abridores de muslos.’ Quiero gritar PAUSA!’ y congelar esa escena de mi vida. Quiero agarrar a esa jovencita, sacudirla y volverla a la realidad y gritar, ‘Que diablos estás pensando?” Ella terminó pasando esa noche en la Mansión y se mudó varias semanas después.
  • Convirtiéndose en una de las novias de Hefner: “Aprendí que Hef era el manipulador y que nos enfrentaba entre sí. Me di cuenta que no me trataron bien. Ya no le tengo miedo a la gente. No le tengo ninguna lealtad a Hef. No le he hablado en 4 años, así que no hay motivos ahora para buscarlo. Además, es la verdad.”
  • Cuando ella trató de irse, Hef trató de persuadirla poniéndola en su testamento: “Estaba ahí, en blanco y negro. El testamento decía que $3 millones serían otorgados a Holly Madison en el momento de su muerte (dados si yo aún vivía en la Mansión). En ese momento era más dinero de lo que yo podría gastar alguna vez… Pero no lo quise. De hecho, me dio lástima que se bajara a ese nivel. No pude evitar sentirme ofendida. De verdad creía que me podía comprar? Puse la carpeta en la cama justo como la encontré y nunca más hable de eso.”
  • Pensó en suicidarse en 2002: Su miseria se volvió tal, que Madison de 35, recuerda estar en la bañera en 2002 y reflexionando: “Si solo pongo mi cabeza bajo el agua y tomo un gran respiro, todo habría terminado… Alguien me extrañaría?” Ella cuenta como su gran depresión le había llevado por un oscuro camino sin luz al final del túnel. Tal vez fue la marihuana y el alcohol, pero ahogarme parecía la manera lógica de escapar de la vida ridícula que llevaba.”
  • La vida en la Mansión Playboy: “Todo el mundo piensa que la infame puerta de metal estaba destinada a mantener a la gente afuera. Pero llegue a sentir que estaba destinada a encerrarme.”
  • Ella y Hef discutieron tener un hijo juntos: “Sé que suena absolutamente loco querer tener hijos con alguien en sus 70s. Estás básicamente robando un hijo a su padre antes de que naciera. Ahora que soy madre, la idea parece más difícil de aceptar. Pero supongo que pensé en eso como un boleto de salida – en mas de una manera. La última vez que la mansión estuvo libre de novias fue cuando Hef se casó y tuvo dos hijos” Ella revela que Hefner incluso había presentado muestras de semen a un doctor de fertilidad – solo para descubrir que nada era viable. “Esa fue la prueba, la bofetada en mi cara de que no había futuro para mi en la mansión, y era o sentarme ahí y pudrirme o tomar impulso y enfrentar el mundo.”

Holly y Hef en el 2002

Holly también habla de como era estar con Hef, you know, en la intimidad (ewww). Well, no había  intimidad, ni besos y todo era muy rápido… muy rápido. Holly expresa que todas las novias tenían problemas con su imagen corporal mientras vivían en la mansión y admite que se operó la nariz cuando estaba con Hef. Sufrió de abuso emocional por parte de Hef cuando se dignaba a cortarse el cabello o a usar labial rojo.

Madison está casada con Pasquale Rotella desde el 2013 y tienen una hermosa hija de dos años, Rainbow Aurora. Madison quiere que su hija lea el libro alguna vez. “Quiero que ella entienda por que tome esas decisiones. Y espero aprenda de ellas y no cometa estúpidos errores”.

So, qué opinan Farandulistas? Holly ahora es la víctima, la chica embaucada, pobre inocente alma que no sabia donde se metía cuando decidió irse a vivir a casa del dueño de Playboy, con otras dos novias. Puuuhleeease!

 

Holly Madison cuenta sus memorias en su libro
"Down The Rabbit Hole" Curious Adventures and Cautionary Tales
of a former Playboy Bunny"