La tensión entre los protagonistas de Castle era terrible, tanto, que Stana Katic (Beckett) lloraba en los camerinos. Sip, continúan…