Gwen Stefani se disfrazó de Sandy, la protagonista de Vaselina (Grease) pero con un toque terrorífico... tenía una herida sangrante…