Resulta que los protagonistas de Fifty Shades of Grey no tienen química en pantalla,  así que han tenido que volver…