victoria_fred_segal_2.jpg
Tal vez su nariz se les hizo familiar... no sé, digo yo!