Kim Kardashian está más gorda que cuando dio a luz a su hijo Saint (que nadie ha visto), según OK! Kim pesa unos 84 kilos y sigue subiendo, y dicen que ha ganado unos 20 kilos desde que nació baby Saint! Noooooooo! La revista coloca una foto actual de Kim vestida con un enorme abrigo estilo vaca de peluche super fug y una fotito de Kim cuando pesaba unos 63 kilos para comparar. Kim mide como 1.60 m. Así que pesar unos 84 kilos la hace ver super gorda…

Si siguen a la KK en sus redes, páginas, apps y todo eso que ha sacado para que sigan su vida (honestamente, ya su reality show quedó obsoleto) supuestamente, ella había perdido un montón de peso cuando nació el baby, y no va a revelar su escultural figura hasta que pierda unos 30 kilos más. Geeez!

Well, según la portada de OK! Kim no puede parar de comer y está llena de estrías. No es secreto que cuando una mujer se embaraza gana peso (algunas mucho) y después quedan llenas de estrías… nadie niega eso, right? El asunto aquí es que Kim ha dicho que ha perdido peso, y tal parece que, as usual, la mujer está mintiendo. No way! Según las fotos recientes, Kim se ve igual o más pesada que cuando estaba preggo. Y si a eso le sumamos que usa estas ropas tan poco favorecedoras…

OK trae la historia de que Kim no ha podido parar de comer desde que nació su hijo. Según la revista, el no poder perder peso (que es lo que más desea en el mundo) está haciendo a Kim sentirse miserable y tiene pánico de esos kilos extra.

Si Kim es de las que come cuando está estresada, poor baby! Otras fuentes dicen que Kim está lívida por los ataque de su esposo Kanye, antes a ella le encantaba esa actitud de él pero ahora la encuentra irritante, además esos berrinches hacen ver mal a las Kardashians, así que supuestamente están por divorciarse. HA! Se imaginan ese divorcio? Anyway, no entiendo por que Kim no ha hecho igual que su hermana Khloe, seria tan fácil. Lipo y dice que se mató todo estos meses en el gym… pero naaah, la mujer no se aguantó estar encerrada sin que nadie la viera así que salió al desfile de su esposito vestida como un peluche gigante. Kim cree que poniéndose esos trapos horribles y enormes nadie va a notar que no ha perdido nada de peso, de hecho se ve mucho más gorda que antes. Sorry, el que la asesora la odia, porque de verdad dejarla salir a la calle asi vestida es de venganza! LOL!