Katy Perry ha sido nombrada la Mujer Mejor Pagada de la Música del 2018, según Forbes.

Katy Perry, la Mejor Pagada de la Música – Forbes

Su primer lugar en la Lista Anual Forbes de Las Mujeres Mejor Pagadas de la Música se debe a sus ingresos por ser juez de American Idol, donde recibe unos $20 millones (no eran 25?), y su Witness tour, el cual recaudó más de $1 millón cada noche de la gira. Mientras Katy anteriormente estuvo en esta posición por hacer $135 millones en 2015, sus ganancias en 2018 son más reservadas con $83 millones. Taylor Swift es la segunda, con $80 millones. Pink es la tercera con $52 millones.

Lady Gaga es la quinta con $50 millones y Rihanna es la séptima con $37.5 millones, incluso cuando ella no ha salido de gira desde 2016, pero tiene ingresos por su linea de cosméticos Fenty Beauty y su linea Savage Lingerie.

Si se preguntan como es que Taylor Swift no está de primera (obvias razones, ventas de discos, su gira), Forbes explicó que las fechas de su gira Reputation Stadium cayeron fuera del conteo de junio a junio (que es el tiempo que ellos toman para hacer la lista). Beyoncé – quien fue primera el año pasado,  está en tercer lugar con $60 millones, las ganancias de la gira On The Run II con Jay-Z también quedaron fuera del calendario de Forbes.  Next Year… my dear.

Katy Perry, la Mejor Pagada de la Música – Forbes

Katy Perry, la Mejor Pagada de la Música – Forbes

Aquí está la Lista Completa de las Mujeres Mejor Pagadas de la Música 2018 según Forbes:

1. Katy Perry ($83 millones)

2. Taylor Swift ($80 millones)

3. Beyoncé ($60 millones)

4. Pink ($52 millones)

5. Lady Gaga ($50 millones)

6. Jennifer Lopez ($47 millones)

7. Rihanna ($37.5 millones)

8. Helene Fischer ($32 millones)

9. Celine Dion ($31 millones)

10. Britney Spears ($30 millones)

So, Katy Perry es la Mejor Pagada del mundo de la música… No Tay Tay, Beyoncé, Celine Dion o Britney Freaking Spears – que quedó en el puesto 10 con $30 millones… (tal vez K-Fed quiera otro aumento!).

Katy Perry, la Mejor Pagada de la Música – Forbes